Hotel Don Horacio
Misiones: Ruinas San Ignacio 2020

Misiones: Ruinas San Ignacio 2020

Ruinas, Recuerdos del paraíso guaraní

Puedes vivir la historia de Argentina en el pequeño pueblo de San Ignacio, a solo 60 kilómetros de Posadas, la capital de la provincia de Misiones. Estos son los primeros capítulos escritos cuando Buenos Aires es solo una pequeña ciudad en la capital Lima que depende políticamente de Asunción, Paraguay.

Al pasar por la puerta de Ruinas de San Ignacio Miní, comienza a pasar una de las experiencias más importantes del período colonial en América del Sur.

Toda la historia está centrada en la selva, ilustrada con imágenes barrocas, pintadas con exuberantes colores naturales, tratando de mostrar sus tonalidades más brillantes, y escrita en guaraní.

San Ignacio (San Ignacio) fue reconstruido en 1940/50 y es el complejo jesuita mejor conservado de Argentina. Desde 1984, ha sido catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Experiencia única en el marco de proyectos globales
Antes de la llegada de los españoles, los habitantes del actual territorio misionero eran guaraníes. La gente navega en el río, buscando “una tierra sin mal” Este es un lugar fabuloso donde la muerte no existe y todos son felices.

En la constante peregrinación al paraíso de los guaraníes, se asentaron donde encontraron tierras fértiles y construyeron aldeas rodeadas de vallas. La religión existe en todos los aspectos de la vida social y política. No adoran a los ídolos y sus creencias religiosas se expresan oralmente y cantando.

Sus creencias son muy similares a ciertas doctrinas católicas, que promovieron el contacto inicial con los jesuitas. Sin embargo, la tarea no es tan sencilla como se imagina.

El sitio de San Ignacio es el testimonio de uno de los 30 pueblos indígenas que integran la Organización para la Reducción del Guaraní Paraguayo. Estos no son experimentos aislados, son parte de las actividades evangélicas de los jesuitas fuera de Europa.

Los proyectos religiosos y culturales de los misioneros jesuitas comenzaron con el Padre Francisco Javier en Asia (Japón) y luego se extendieron a Filipinas y China.

En cuanto al nuevo mundo, los jesuitas llegaron por primera vez al norte de Brasil, Posteriormente se asentaron en Perú y desde allí ocuparon todo el continente desde Canadá hasta la Patagonia Argentina (Nahuel Huapi).

Gracias a la unión del poder de la iglesia y la monarquía, esta enorme expansión territorial se hizo posible.

La provincia jesuita de Paraguay se estableció en 1604 y tiene su sede en Córdoba.

Su expansión es enorme. Abarca en su totalidad los territorios actuales de Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile, así como parte de la República Brasileña (sureste de Mato Grosso y Santa Catarina, Paraná y Rio Grande do Sul).

No hubo improvisación y los jesuitas tardaron casi seis años en planificar el corte. Cuando decidieron establecerse en Paraguay, utilizaron todo el conocimiento y la experiencia que habían acumulado durante su larga estadía en Brasil y Perú.

Al principio, se realizó una misión de exploración: dos sacerdotes subieron a Paraná y llegaron a la zona de Guara (1610-1630), donde lograron encontrar doce grutas. Al mismo tiempo, otros jesuitas creados en Paraná fueron influenciados por Paraná, Paraguay y Tebiguari, Itadin (norte de Asunción) y Tape (Río Grande, Brasil).

El período fundacional comenzó con la creación de San Ignacio Guazú. El padre Torres Polo, jefe de la provincia jesuita de Paraguay, adoptó personalmente la estrategia de reclutar líderes indígenas en su instalación.

El cacique Arapizandú fue una persona que estuvo de acuerdo con los sacerdotes para iniciar las actividades del evangelio. A partir de ese momento se inició una incansable actividad empresarial.

Organizó la reducción de los nuevos Santa Ana, Itapua, San Javier, Yepeiu, San Nicolás, Candelaria del Bitimi, Candelaria del Casapami y otros.

La obediencia de los guaraníes es un hecho inevitable, pero no todos están dispuestos a aceptar abandonar su estilo de vida. Los jesuitas tienen innumerables testimonios, que involucran algunos ataques prejuiciosos y una renuencia general a renunciar a las costumbres chamánicas y vulgares.

La tierra es fértil, pero llevó varios años cultivarla. En el período inicial, hubo falta de preparación y muchos peligros. Sin embargo, para los jesuitas, cada dificultad se convierte en un estímulo, y cada obstáculo es un desafío que superan con inteligencia y trabajo.

A diferencia de lo que sucedió con los franciscanos, dominicos y mercedarios, los jesuitas ingresaron a Paraguay sin ningún tipo de acompañamiento militar.

Su metodología de evangelismo es un método de adoctrinamiento a través de la tentación y un método de fusión a través del cumplimiento de los acuerdos alcanzados con los principales líderes indígenas.

Pequeños obsequios, música y paciencia son una de las estrategias para atraer a los indios, y han adoptado una actitud muy paternalista en casi todos los otoños de Estados Unidos.

Son verdaderos guardianes: administran la propiedad de los indígenas y se encargan de todo lo relacionado con los asuntos espirituales, seculares, económicos, culturales, sociales y militares.

La misión Guaranica no tuvo la misma situación que el Perú, en Perú el establecimiento de instituciones coloniales (pueblos y municipios indígenas) debilitó casi por completo el poder del cacique.

La organización social de los misioneros jesuitas en Paraguay es producto de errores institucionales. Se mantuvo la organización de los indios en indios, y cada jefe gobernó un promedio de unas 25 familias.

En algunos casos, reunieron varias jefaturas en un pueblo y promovieron la unidad tribal a través de un nuevo impulso religioso, impulso que se refleja en todos los aspectos de la vida, tanto en la organización interna como en la oposición al enemigo. La resistencia: encomenderos y gánsteres. paulistas.

La cultura guaraní prehispánica era pacífica, no buscaba lucro, y además formaba una comunidad sin mayor egoísmo. Los jesuitas fortalecieron la unidad anterior.

No modificaron sustancialmente el sistema de producción local, sino que lo modificaron para darle un nuevo significado. Diversificaron la producción, agregaron nuevas herramientas, sobre todo el hacha de hierro. Implementaron un manejo efectivo y comenzaron a cultivar yerba mate y tabaco.

Las Ruinas de San Ignacio

Espectáculo con imágenes y sonido

El nombre de Reducción de San Ignacio Miní es diferente al de mayor tamaño creado anteriormente San Ignacio Guazú (San Ignacio Guazú), fue construido en 1610 por Joseph Qatar.

Dirigido por el padre Dino y el padre Simon Mattata. Sin embargo, ante un ataque sistemático por parte de San Pablo Ban Elantra, el padre Antonio Ruiz de Montoya llevó a los aborígenes a huir de Kuala a Paranama y se instalaron en varios asentamientos temporales. Luego se instaló definitivamente en su puesto actual en 1696.

La reducción se basa en los planes utilizados por los jesuitas en todas las regiones de Estados Unidos y sigue las instrucciones generales de la urbanización española como modelo prototipo.

Cuando la ciudad se levantó, los indígenas vivían en campos de trabajo. Se espera que el plan de la ciudad tenga aproximadamente 3.500 habitantes.

Durante más de siglo y medio se estableció allí un sistema educativo que salvó la lengua guaraní y desarrolló importantes actividades culturales, especialmente la música, el teatro y las artes plásticas.

Solo se implementó un sistema de trabajo de 6 horas. Trabajo y formas de producción diversificadas, que realizaban tareas rurales y pequeñas empresas industriales.

Paradójicamente, cuando el rey Carlos III expulsó a la empresa de todo su gobierno en 1767, el éxito se convirtió en uno de los mayores fracasos de la historia. San Ignacio Mini sobrevivió hasta que fue destruido en 1821.

Hoy, cuando un turista recorre las ruinas de San Ignacio, fácilmente puede imaginar la vida en todas las miniaturas, porque el modelo social, económico y político practicado por los jesuitas estableció una nueva cultura y la difundió por toda la región.

Cuando ingrese al Centro de Traducción Jesuita-Guaraní, sentirá un fuerte impacto emocional. En este museo se muestra el proceso histórico desde la época prehispánica hasta la expulsión de los jesuitas.

En el hall de entrada hay un enorme cuadro de Luis Felipe Noé, que muestra sutilmente el estilo de vida guaraní en el pueblo misionero.

Además de maquetas que reproducen en detalle los elementos arquitectónicos, también se pueden ver diversos objetos recuperados durante el proceso de restauración, desde barcos hasta pequeñas esculturas realizadas por indígenas.

Luego, comience una visita guiada por las ruinas. Un enorme patio de armas es un elemento organizativo del espacio urbano, y también es un área de participación y entretenimiento del público. En él se conserva la antigua jornada d que marcaba la época de las celebraciones cívicas, culturales y religiosas.

Poco a poco se avanza en el núcleo principal de la obra de reducción: la iglesia, la residencia de los padres, el cementerio y el ayuntamiento, donde se pueden ver los restos de los gruesos muros de piedra arenisca roja típicos de la zona, que asientan bien sin morteros.

El Templo de San Ignacio
es el punto focal del sitio. Mide 24 metros de ancho y 74 metros de largo, y su diseño es un modelo de estilo barroco americano. Sus enormes columnas solo tienen una finalidad estética, ya que no pueden utilizarse como soportes de pared, mientras que las vigas de madera pueden ocultarlas en el propio edificio.

Es asombroso ver las piedras con figuras geométricas y ángeles tallados en flores y frutas. El suelo y la barandilla son igualmente interesantes.

Al costado, se pueden ver las casas indígenas y sus pasillos para facilitar el movimiento durante la época de lluvias. La sala del jefe está cerca de la sala del sacerdote, frente al templo. A cada familia se le asignó un “lote” (un cuarto de cuadra) y plantó su propio jardín en esta parcela privada.

El sitio de San Ignacio es testimonio del proyecto humanista y cristiano, que enfatiza la integración errónea de culturas y desencadena una nueva integración política, económica y religiosa.

Se estableció una comunidad cuyo objetivo principal era el desarrollo humano integral de los pueblos indígenas, más que un enfoque utópico basado en la inteligencia, la planificación y la voluntad.

Para turismo Agencia Vazaya
Invita Hotel Don Horacio

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *